Viajero, muy viajero. Aunque mucho menos de lo que me gustaría. Me encanta visitar lugares apartados, remotos, especiales… Lugares que te hagan sentir vivo… Lugares que te aporten paz y serenidad. Que te hagan reflexionar y vivir experiencias que te hagan verdaderamente feliz. Creo que con cada viaje, voy cambiando un poquito. Pienso de manera diferente. Veo las cosas desde una nueva perspectiva. Y estoy convencido de que cuando los años pasen, me alegraré de haber vivido así. De haber disfrutado de cada vuelo, de cada puesta de sol.

     Pero no me gusta viajar sólo. Mi mejor amiga, mi compañera, mi esposa… La mejor de las compañías. Con ella me siento completo en mis viajes. Con ella soy más feliz.

Que te acompañe tu ser más querido es mágico
Una más en el equipo

     Aunque todo cambia… toda familia evoluciona… y ahora tendré que “adaptar” el viaje un poco. Alba se ha incorporado al equipo, y soy de los que piensan que aquello que viven tus hijos, es aquello que querrán hacer cuando crezcan. Creo que la experiencia de viajar será un regalo que espero que sepa apreciar cuando sea mayor. Y que siga tan sana y enriquecedora costumbre.

¿De dónde vengo?

     Con formación en la rama de la electrónica y el diseño web, vengo de aportar un poquito en la defensa del medio ambiente. ¿Que qué tiene que ver? Exacto, poca cosa, pero así soy yo. Allá donde el destino me ha llamado, ahí he ido. Y 5 años velando por el correcto aprovechamiento de los recursos hídricos en diversos lugares de Granada me dieron la oportunidad de valorar más la naturaleza. De disfrutar de amaneceres casi a diario (único beneficio de despertarse a las 6.00 a.m.) y de ver el mundo que me rodea con otros ojos. De apreciar más aquello que tenemos tan cerca.

    Mi mirada fue cambiando, y los viajes hicieron el resto. Consecuencia, una afición por la fotografía que fue madurando poco a poco. Autodidacta en éste campo y encantado de haberlo hecho así. A mi ritmo, y deteniéndome en aquello que más me gusta. A mi antojo. Disfrutando cada disparo y cada experiencia.

    Y justo ahí, cuando menos me lo esperaba, la vida me cerro una puerta, y me abrió otra. Bueno, o al menos quitó el cerrojo. Y cuesta decidirse por abrirla, pero era el momento justo. Tenía que intentarlo y estoy encantado de haberlo hecho.

¿Porqué bodas?

    Simplemente por las personas. Cuando decidí realizar bodas me lo propuse con mis propias condiciones. Tenía que divertirme con lo que hacía. Tenía que divertirme atrapando esos momentos que me hacen sentir la fotografía como una forma de expresión, como un congelador de sentimientos. Si no era así, no lo haría. Y no lo haría porque sencillamente no disfrutaría con ello. Todo lo vivido tenía que tener un sentido. Y mi filosofía era, y es, la que me ha hecho ser feliz con lo que hago. Ser sincero con mi trabajo. Ser feliz.

    Aunque no sólo hago bodas. Me gusta escapar de la monotonía, y salir de la zona de confort. Los deportes, arquitectura, parejas, reportajes infantiles, familiares, y por su puesto… viajes.

Ese soy yo

Este soy yo

Y esta mi historia

    Ya sabes un poquito más de mi. Ahora soy yo quien quiere que me cuentes ese proyecto que tienes en mente. ¿Te casas? ¿Quieres regalar una sesión de fotos a tu pareja? ¿Quieres tener un recuerdo de tu hijo? ¿A lo mejor estas en plena forma y quieres guardar fotos de tu mejor momento? ¿O eres un profesional y quieres una foto para tu negocio? ¿Hablamos?