Hay que remontarse 170 años atrás. Louis Jacques Mandé Deguerre concibe un método de positivado directo que bautiza con su nombre (Daguerrotipo). Corría el año 1837. La imagen se forma sobre una superficie de plata pulida en una placa de cobre, sin necesidad de revelado . Se presenta de forma oficial en 1839 y comienza la comercialización de cámaras basadas en éste método. La oferta supera la demanda y pronto se convierten en un reclamo de familias bien acomodadas que quieren un retrato familiar. El problema, los tiempos de exposición entre otras cosas, y aunque se consiguen reducir usando mejores ópticas y acelerantes, los tiempos de exposición bien podían ser cercanos al minuto, incluso más. Para un retrato, eso es un mundo, pero además si quieres trabajar con niños, una pesadilla. Es entonces cuando muchos fotógrafos empiezan a hacer uso de artilugios para distraer a los niños. El “pajarito” fue un recurso muy utilizado en modelos de cámaras, incluso con mecanismos para que el “pajarito” emitiera ruidos y se moviera. Auténticas obras de arte. En la fotografía superior se puede ver un modelo con dos dragones en la parte frontal (1945). Otro tipo de “pajaritos”.

Así eran los retratos en sus comienzos. Largos segundos, a veces minutos para que la imagen de tu familia perdurase en el tiempo (si te lo podías permitir). Más barato que un óleo, y en mucho menos tiempo. Caras “congeladas”, en gestos fáciles de mantener para poder aguantar esos tiempos. Curioso un episodio de Hell on Wheels (serie que recomiendo a amantes de la fotografía y que transcurre a mediados del siglo XIX) donde se mofan de un señor sonriendo en una fotografía, tomándolo por un loco, simplemente por sonreír. Cómo hemos cambiado…

Fotografo en Granada Fotografo de Bodas Fran Menez Logo Entradas


Imagenes

Leave A

Comment